¿Cómo y por qué surgió la lencería?


El surgimiento de la lencería ha sido fruto de un largo avance que se ha producido desde tiempos muy lejanos. 

Se cree que en el antiguo Egipto, allá por el 3000 a.C, las egipcias pertenecientes a las clases más altas de la sociedad ya utilizaban como vestimenta diaria algún tipo de lencería, consistente en algo similar a una túnica o una  enagua que partía desde la zona del pecho hasta la zona de los tobillos. También en Grecia se utilizaba por las mujeres solteras lo denominado como zóster, equivalente al sostén de hoy en día y cuya desatadura simbolizada unión entre el marido y la mujer el día de la boda.

Cómo se ha observado se trata un utensilio que ha estado muy presente a lo largo de la historia y, en un principio, su uso principal era como barrera protectora entre la piel y la ropa. Sin embargo, cómo cualquier objeto, fue susceptible de muchos cambios producidos en gran parte por reacciones a revoluciones sociales o por el avance tecnológico de las épocas correspondientes. 

Ya en el siglo XVIII en Francia, coincidiendo con la revolución francesa, se produjo una de estas convulsiones sociales que produjeron un cambio en el uso de estas prendas, extendiéndolo al resto de países. Fruto de ello se comenzaron a utilizar como método para embellecer la figura y estilizar el cuerpo de las mujeres, lo cual desembocó en la fabricación del corsé. Éste era considerado una prenda esencial para la mujer, pareciendo grosero el hecho de que alguna de ellas no lo vistiera. Tan generalizado se volvió el uso del corsé que se extendió incluso a los hombres, si bien trataban de ocultarlo.

Esta prenda, confeccionada en aquella época por hombres, no resultaba cómoda de llevar debido a la gran estrechez y rigidez de esos diseños, provocando, en el sigo XIX, la irrupción de las mujeres en la fabricación de corpiños mucho más elásticos y flexibles, incluyéndose muchos avances que facilitaban su utilización, como la colocación de botones delanteros. 

El negocio de la lencería fue haciéndose cada vez más sofisticado, pero con la Gran Guerra, se produjo una depresión en el sector que lo llevó casi a la desaparición. Causa de la guerra se produjo una variante en los cortes de los artesanos, tanto para hombre como para mujeres, que permitiera huir en caso de peligro. 

A finales de siglo XIX se empezarían a fabricar sostenes que se enganchaban desde los hombros y así se evolucionó al sostén actual. Esto significó mayor libertad para las mujeres que ya estaban involucrándose en la vida laboral y necesitaban estar en constante movimiento.

En el XX, comenzó la venta de sostenes con copas que hicieron la vida más fácil a madres que tenían que darle leche a sus hijos.

Fruto de una nueva revuelta social, la década de 1960 vio un movimiento de liberación en el que se quemaban sujetadores por su naturaleza opresora. Algunas décadas después, veríamos pasarelas enfocadas únicamente en lencería y en demostrar que aunque vaya por debajo de la ropa, también se puede mostrar.

 


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados